Conferencia de fe y ciencia

La mayoría de los delegados fueron profesores de Instituciones Educativas Adventistas de los diferentes niveles educativos y catedráticos de los seminarios ubicados en el territorio de la División. Este simposio se organizó a partir de la iniciativa del Consejo de Fe y Ciencia de la Asociación General y con el respaldo del Instituto de Investigaciones de Geociencia, del Instituto de Investigación Bíblica de la Asociación General, y las Universidades de Andrews, Loma Linda y Montemorelos. La parte operativa del simposio estuvo a cargo del Departamento de Educación de la División, el Seminario Teológico Adventista de Interamérica (SETAI) y la Universidad de Montemorelos

La ceremonia de apertura contó con la presencia de representantes de los gobiernos Estatales y Municipales, así como de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León, quienes escucharon con gran interés y beneplácito los objetivos y filosofía adventista fundamentada en el relato bíblico en torno al origen de la vida expuestos por Ed Zinke, promotor principal de la Conferencia. Durante once días, los delegados disfrutaron de las magníficas y contundentes exposiciones, resultado de las investigaciones, desde diferentes aspectos tanto científicos como teológicos que cubrían extensas áreas de conocimientos. En el panel de expositores figuraron los doctores James Gibson, Leonard Brand, Timothy Standish, Arthur Chadwick, Raúl Esperante, Elías Brasil de Souza, Paul Giem, Lael Caesar, Ronald Nalin, Suzanne Phillips, Félix Cortez, Marco Tulio Terreros, Efraín Velázquez, Jorge y Silvia Torreblanca, Antonio Cremades, John Baumgardner, Gamaliel Flórez, Elie Henry, Matthew McLain, Israel Leito, Erick Mendieta, Max Laracuente, Benjamín Navia, Félix Román, Keith Snyder, Jairo Utate, José A. Cardé Serrano, Fernando Dávila, Ed Zinke y John Withmore.

 

El miércoles 26 de julio, los asistentes fueron trasladados en once autobuses para participar de un viaje de campo a la zona de La Huasteca del Estado de Nuevo León, en donde pudieron contemplar de cerca los testigos mudos del diluvio, recibir instrucción por los geólogos expertos acerca de la formación de estratos en forma vertical y la existencia de conchas marinas que se pueden encontrar en la zona; comprobando de esta manera la realidad de una catástrofe y la existencia corta del mundo y la vida que concuerda con el relato bíblico del Génesis. Los asistentes y organizadores mostraron gran satisfacción por el desarrollo del simposio, destacando el alto nivel de las presentaciones científicas y teológicas. Al finalizar, la Comisión encargada de la elaboración de una declaración de consenso, presentó un documento aprobado por los delegados en general en donde se expresa el resumen de las convicciones reafirmadas: 

 

CONFERENCIA DE FE Y CIENCIA
Universidad de Montemorelos, México, 20-30 de Julio de 2017

DECLARACIÓN DE CONSENSO

 

Nosotros, los asistentes a la Conferencia de Fe y Ciencia celebrada en la Universidad de Montemorelos, México, del 20 al 30 de julio de 2017, habiendo considerado un amplio espectro de temas con creciente evidencia científica relacionada con los orígenes y relacionados también con el relato bíblico y sus implicaciones teológicas, manifestamos nuestro acuerdo sobre la siguiente Declaración de Consenso:

A.- Reafirmamos nuestra creencia en que

“Dios ha revelado en las Escrituras el relato auténtico e histórico de su actividad creadora. Él creó el universo, y en una creación reciente de seis días el Señor hizo ‘los cielos y la tierra, el mar, y todo lo que en ellos hay’ y descansó en el séptimo día. Así estableció el sábado como un recuerdo permanente de la obra que realizó y completó durante seis días literales que, junto con el sábado,  constituyen la misma unidad de tiempo que actualmente llamamos una semana. El primer hombre y la primera mujer fueron hechos a la imagen de Dios como la corona de la obra de la creación, dándoles dominio sobre el mundo y encargándoles la responsabilidad de cuidarlo. Cuando el mundo fue terminado era ‘muy bueno’, declarando la gloria de Dios y anunciando la obra de sus manos.”

B.- Nos dedicamos

  • A nuestro Dios Creador, con gratitud, adoración y devoción.
  • Al estudio del mundo natural usando las herramientas de la ciencia basado en una cosmovisión fundamentada en la Biblia, lo cual es
  • especialmente importante debido a los efectos del pecado.
  • A compartir con estudiantes, miembros de la iglesia, y el mundo – mediante nuestra enseñanza, nuestra predicación y nuestras vidas – que Dios es el Creador, y nos comprometemos a hacer una proclamación más amplia del llamado de los Tres ángeles a “adorar a Aquel que hizo los cielos, la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apoc. 14: 7).

 

DESCARGAR PDF