La Locomoción de los Terópodos

Esqueleto montado de Tyrannosaurus rex. Field Museum, Chicago.

Los terópodos eran dinosaurios saurisquios que se encuentran en rocas del Triásico, Jurásico y Cretácico. La mayoría de ellos eran carnívoros con dientes en forma de cuchillo o en punta, y aserrados en su borde. Quizá el terópodo más conocido es el Tyrannosaurus rex, un enorme carnívoro que se muestra en la mayoría de los museos de historia natural. Otros terópodos de gran tamaño son Spinosaurus, Carcharodontosaurus, y Giganotosaurus. Uno de los terópodos más pequeños es Anchiornis huxleyi, con un peso estimado de 110 gramos y 34 cm de longitud. La mayoría de los terópodos conocidos eran bípedos y con las extremidades anteriores reducidas. Todos eran digitígrados con pies tridáctilos plenamente funcionales. A pesar de las diferencias en tamaño, todos los terópodos tenían proporciones similares en las extremidades posteriores, usadas para caminar. No hay evidencia fósil que indique que estos dinosaurios estuvieran especializados en bucear, remar, caminar en el agua, o colgarse en algo. Más bien, los terópodos estaban especializados en locomoción terrestre. La anatomía de los huesos de la cola indica que ésta era robusta y móvil en la parte anterior, pero más delgada y firme en la zona distal. Muy probablemente esto le confería al animal una cierta estabilidad durante la locomoción y equilibrio durante el ataque. Hemos averiguado mucho sobre la locomoción de los teró- podos a partir del estudio de la anatomía de los huesos de las extremidades y cadera, pero las inferencias son indirectas. Los paleontólogos han examinado las pisadas y rastros para obtener información adicional. Por ejemplo, se han hallado rastros de terópodos que caminaban con el pie plano, con el metatarso entero tocando el suelo, aunque tales hallazgos son infrecuentes. La mayoría de los terópodos, sin embargo, caminaban sobre los dígitos sin que la zona metatarsiana del pie tocara el suelo.

Esqueleto reconstruido de un Utahraptor, un terópodo de gran tamaño. Este dinosaurio tenía garras largas y curvadas.
Huellas de terópodos en Torotoro, Bolivia.