Cómo Se Formaron las Pisadas Fósiles

Cuando uno observa las pisadas fósiles de dinosaurios (u otros animales) enseguida piensa que está observando el mismo lugar por donde caminaron o corrieron los animales en el pasado. Pero la observación de los animales y humanos modernos y los ambientes en los que caminan o trotan nos dicen que las marcas dejadas en el suelo son temporales, no duraderas, pues serán eventualmente borradas por la acción del agua después de una lluvia torrencial. En el caso de huellas dejadas en la orilla de un río, lago o en la playa, la huella desaparecerá erosionada por la subida del nivel del río, durante la siguiente marea, o por las olas. Sin embargo en determinados ambientes terrestres, las pisadas pueden permanecer intactas durante meses, por ejemplo en sustratos que se han humedecido y después se secan sin que se alteren por la erosión del agua o por el crecimiento vegetal. En cualquier caso, la preservación de las pisadas requiere al menos tres condiciones: 1) un substrato de grano fino y relativamente blando o deformable (lodo, barro, o arena fina), 2) un proceso de endurecimiento o cementación rápido, y 3) un enterramiento rápido después de su formación. Las pisadas pueden preservarse también antes de que el substrato se endurezca si el enterramiento es rápido pero calmo. Durante el enterramiento, más capas de sedimento se depositan encima de las que tienen las pisadas contribuyendo a su preservación, ya que de otra manera éstas serían destruidas por la erosión. Diversos factores afectan la forma y el tamaño de las pisadas preservadas. Los dos factores más importantes son el tamaño de la extremidad del animal (el pie o la mano) y el grado de consistencia del substrato sobre el que pisa. El mejor substrato es aquel que no es ni demasiado firme ni demasiado blando. Cuando la pisada se deja en un substrato demasiado blando, parte del sedimento desplazado puede deslizarse de nuevo encima de la huella, lo cual a veces distorsiona la huella o la destruye por completo. En ese tipo de sedimento las marcas de los dedos quedan como meros contornos difusos. Por otro lado, si el sedimento es demasiado duro, las pisadas sólo dejarán marcas superficiales.

Este diagrama ilustra la formación de una huella: